Los libros, la calle y el trabajo

A veces quisiera poder no encender la computadora, para dedicarme a la lectura.

Tengo 9 libros pendientes de leer y el que estoy leyendo lo avanzo tan lento, que parecería que leo un libro distinto cada vez que lo retomo. Las guitarras también distraen, pero la computadora lo es más. Al menos no tengo ese vicio de la televisión, como lo tiene mi hermano.

***

Ayer pasé por la Rubén Darío, que difícil es manejar/conducir entre mares de gente. Una -de tantas calles del Centro- en donde los conductores a duras penas respetan el rojo del semáforo y los transeúntes nunca respetan el verde.

Recordé cuando yo caminaba por esa calle. De Simán centro hasta el Hula-Hula, hace 10 años.

***

En mi experiencia laboral nunca había tenido días tan estresantes, hasta he soñado con los problemas de la oficina. Tengo que aprender muchas cosas, el puesto ya no solo se limita a consultas y procedimientos -puramente informático-. Creo que ahora tengo que verlo con ojos estadísticos y hasta financieros.

Será que los informáticos puros van a desaparecer?

Cosas.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Mini-historia musical

Que bien regresar al blog después de tanto tiempo, hasta la contraseña había olvidado. Los post en este año han sido pocos, creo que el trabajo me ha estado quitando un poco de vida. Además la música me está acaparando mucho tiempo.

Desde que recuerdo en casa siempre ha habido algún instrumento musical, al menos de juguete, en la infancia los tambores de lata, maracas y una pequeña marimba con la que siempre (mi hermano y yo) nos divertíamos haciendo cualquier clase de ruido, porque no llegaba ni a melodía ni siquiera a una simple escala. Una flauta dulce robada de la casa de los abuelos, aun está por acá -Sí de esas con las que te enseñan Noche de paz y El cóndor pasa-.

Luego a inicios de los 90, motivados por los sueños truncados de mi madre inicié las clases de piano y llegó el Yamaha PSR-6 un teclado de 4 octavas con el que realmente aprendí una tan sola canción que aun puedo ejecutar en piano. Y como siempre parte de algunas otras que nunca terminé de aprender. Y es que la música, o al menos el teclado, no terminaba de motivarme a aprovechar las clases, una academia y un profesor adicional a los que nunca saqué un verdadero provecho. Uno de cipote es bruto.

A finales de los 90 me llamaba poderosamente la atención la guitarra, quiza Kurt Cobain y su moda detonó la intención de aprender las intros de Come as you are, Polly, The man who sold the world y otras. Llegó una “Guitarra Cruz” (Felipe Cruz – Fabricante) a casa, como regalo de cumpleaños de mi hermano. Y ahora sí, quería clases, academias, profesores personalizados y eso. Pero ya no se podía por problemas económicos. Y lo único que quedaba eran “cancioneros” y tabs bajados de la web. Descargados con gran esfuerzo por conexiones conmutadas a internet y guardadas religiosamente en discos magnéticos de 3 1/2″ la mayoría escritas en papel con impresores matriciales.

Seguí aprendiendo canciones de los Beatles, que nos reuniamos a tocar por un par de horas con buenos amigos en la cochera de la casa. Aprendiendo acordes y uno que otro solo de guitarra, como el de Something. A inicios del 2000 me integré a un grupo de música andina como realización de mis horas sociales en el ITCA y varié un poco el género. El tambor de “cuero de cuche” también llamaba la atención, aro cuero, aro cuero. Por un rato también intenté tocar la zampoña pero no pasé del Torito pinto.

Pasó el tiempo y la emoción fue decayendo, pero siempre estuvo presente aquel deseo de hacer ruido que desde niño sentía con los tambores y la marimba. Creo que aun existe y esa motivación a tocar es una de mis grandes diversiones ahora.

A principio de año compre una guitarra eléctrica y ahora mi familia tiene más que soportar, ya no solo son guitarras acústicas. Ahora ya hay un poco de distorsión.

Un amigo me dijo en alguna ocasión:

“El futuro de todo guitarrista es terminar tocando bajo eléctrico”

No estoy completamente de acuerdo, pero por ahora, también estoy tocando bajo eléctrico. Es realmente extraño, no se por qué me apasiona tanto aprender  a ejecutar un instrumento musical (aunque eso no significa que sea buen músico, ni que lo aprendo a totalidad). En 2013 creo que comenzaré a probar con una Hohner Blues Harp :)

Ustedes deberían probar con Frets On Fire, puede ser que logren motivarse tanto como yo y terminen comprando su Gibson Les Paul. Y al escucharles tocando alguien les diga… “Por que no hacéis un grupo?

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Colibrí

Colibrí by sirwoody
Colibrí, a photo by sirwoody on Flickr.

Desde hace un tiempo me habia percatado de la visita recurrente de varios colibrí a una de las plantas (con flores) que se encuentran en mi casa y como aprendíz de fotógrafo hice varios intentos por hacer una captura decente, sin poder lograrla por mucho tiempo.

Hasta que el domingo recién pasado un colibrí me regaló la oportunidad de hacerlo famoso.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Debian Day 2012 (Managua)

El fin de semana pasado tuve el agrado de compartir de nuevo con los buenos amigos en Nicaragua y con gente del proyecto, en el Debian Day 2012. Y con el calor típico de Managua comenzaba el evento que servía como preámbulo del Debconf12.
Mi estancia fue corta, pero sirvió para renovar el entusiasmo por colaborar con el proyecto, y quien sabe, talvez el próximo año nos veamos en Suiza.

Por acá les comparto un par de tomas del evento.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Tristeza?

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Foto Tour: Santa Ana

El domingo recién pasado nos trasladamos al departamento de Santa Ana al Tour Fotográfico organizado por Flickr El Salvador, y como es usual en estos eventos, uno se divierte y aprende.

Desde media mañana comenzamos a fotografiar  -o intentar fotografiar- el interior del Teatro y después del almuerzo a la respectiva caminada por las calles de la ciudad heróica, para conocer sus 1000 parques y terminar el recorrido en las ruinas de la Escuela de Artes de Santa Ana.

Como siempre, una bonita experiencia y pues aquí están las fotos.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Liberacion de tortugas

Bonito fin de semana que pasé, desde el sabado compartiendo con buenas y nuevas amistades y el domingo, el día de relax en El Zonte y San Diego presenciando una liberación de tortugas a cargo de Funzel.

Como era de esperarse aprovechamos para sacar un par de fotografías y pasar un día genial. Y por aquí muestro un par de ellas.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Polaroid Supercolor 635 CL

Pues como en esa época no existía Instagram o cosas similares, mis padres usaban una Polaroid Supercolor 635 CL y lo bonito es que aún está en la cajita, hasta me dan ganas de investigar si todavía venden film (con batería incorporada) y sacar un par (10) de fotos con ella.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


«Esa hora, cuando sale la luna»

Esa hora, cuando sale la luna
Se encienden los faroles
Es tu hora, esa es mi hora mala
La hora tuya, la que era tuya
La que es tuya, pero no lo es

– Johanna Raabe (2008). Mi hora mala. Entre una y tres de la madrugada.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest


Un rato en El Tunco

Hay días en los que hasta el mar se ve gris, pero aun en esos días la vida nos regala escenas preciosas. Quizá no las pude capturar perfectamente, pero eso intenté.

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • RSS
  • Tumblr
  • Pinterest